Una ventana de moda…

Ventanas para ver mundo.

Ventanas China---32Lo primero que hago cuando entro en la habitación de un hotel, es ver por la ventana.

Una ventana es un ojo de este mundo, te invita a ver y disfrutar. Estas fotos son de mi colección de mas de mil de todos los continentes, solo quiero abrir una ventana para ver y disfrutar.

Ventana-Austria---9Están por todas partes, de colores, pobres,ricas, de barro, de metal pero todas son ojos que nos enseñan la vida, ¿quien no se a recostado o apoyado en una ventana para ver un paisaje?

Ventanas kiev---719Las hay señoriales y de palacio, ventanas políticas, pero todas son hermanas y cumplen un cometido, que la luz entre dentro.

Ventanas-(Francia)---6Descuidadas por el tiempo pero imprescindibles en la vida .

Ventanas-(Sudafrica)---107Que este verano abramos ventanas cerradas,que el aire entre y la luz penetre en las casas, yo seguiré fotografiando  ventanas del mundo.

Ventana con música

maastricht-ventana-255Fijarse en los viajes que ventana hacer es un dilema, y cuando menos te lo esperas ahí esta, dispuesta para ser retratada. Uno viaja con la mente y también con el corazón se pierde y se encuentra varias veces al día y en ese mar de vueltas capta con la cámara momentos y lugares que con el tiempo nunca serán iguales. No quiero retener imágenes, quiero retener sentimientos y trasmitir algo que en ocasiones no se que puede ser. El reflejo de una luz , la mirada de una persona y lo mas bonito imaginar que sucede tras una ventana, una ventana que incita a pensar en notas musicales, puede que sea un romántico, pero tras esta ventana se trasforman los sueños en música y las notas corren por las calles cercanas ayudando a la gente a disfrutar de un Do sostenido o una melodía de cuerda y viento.

Esta ventana cerrada me hace soñar con música.

Para los curiosos es una ventana en holanda de una casa particular donde sin duda el dueño es un amante de las notas musicales.

La apariencia

puerta-guatemala-madera-66En ocasiones la apariencia nos engaña y como dice el refrán ” ni es oro todo lo que reluce ni mierda todo lo que huele”En mis viajes suelo coleccionar fotos de puertas y ventanas del mundo tengo mas de tres mil de todos los continentes, las hay de diseño y también de adobe. robustas y frágiles, pero todas guardan o protegen algo.

Muchas veces su apariencia nos engaña y una simple puerta nos traslada a un mudo de sueños y como las personas nunca sabes que hay detrás hasta que no entras dentro. 

Esta puerta de la foto tal frágil y devilucha guarda un tesoro, el tesoro de un hombre bueno que tras esa puerta esta su vida la de el y toda su familia, detrás de esa madera esta la huerta que da de comer a Pedro y María y sus ocho hijos en Chichicastenango(Guatemala) detrás de lo que parece una ruina esta el tesoro de donde se alimenta esta familia así que no juzgar por la apariencia juzgar por el corazón.

La otra puerta.

puerta-china13“Toda entrada tiene una salida” pero hay que buscarla.

En la ciudad perdida de Beijing (antes Pekín) construida en el año 1406, tardaron 14 años en terminarla y fue la residencia de 24 Emperadores de la dinastía Ming y Qing, muchas puertas la resguardan de dentro para afuera y al contrario, fuera se desconocía la vida del interior y lo peor dentro, los Emperadores se aislaban de su pueblo.

Mi abuela trabajó en el palacio de la Magdalena en Santander con Alfonso XIII y hay una puerta en la playa que es por donde el Rey marchaba a… (cosas de los Borbones). Era conocida como la otra puerta, pero nunca nadie la cerró ni mencionó. 

Es necesario y se entiende como una forma de salida para ocasiones de agotamiento y enfado, yo también la tengo y en alguna ocasión la he utilizado, Es una válvula de escape. Entiendo que cuando se utiliza es por algo importante y algo que merece la pena. Todos tenemos algo por que luchar, los más pobres por un trozo de pan, los más ricos por mejorar su posición social y los más incultos por aprender todos los días.

Uno de los Emperadores utilizó esta puerta para mezclarse con el pueblo, y se dio cuenta de su aislamiento, entendió que el encarcelado era él, que el pueblo chino veía sus murallas y puertas como algo normal, un adorno intocable donde estaba el Emperador. Pudo ser un cuento pero fue real. Y eso es lo que vale.

P.D. cuando una puerta se cierra, se abren otras. Respetemos la que cerramos, ya que fue nuestra puerta.

y la puerta de un amigo/a nunca se cierra a más se deja botada.

ventana de altura

ventana-9          Esta ventana está en lo alto de una catedral europea, ¿dónde?

Arriésgate y di dónde puede ser, esto sólo es un juego.

¿Donde se encuentra esta Puerta?(I)

Puerta de Santo toríbio de Liébana En pleno corazón de los picos de Europa en Cantabria, se abre cada cuatro años en la peregrinación al perdón esta es la puerta del perdón dentro se encuentra el trozo de la cruz de cristo y un pliego del veato de liébana

“Puerta”Italia.

 ¿Qué os dice esta puerta? ¿Dónde puede estar?. 24/10/2008

era una pregunta y pocos se acercaron, era difícil acertar pero es una puerta Italiana de 

Material noble, mármol de Carrara, y por la cercania del río tapiada hace mas de un siglo.

Como comente en la primera Puerta publicada las puertas me trasladan y me recuerdan a personas esta al verla la vi como la puerta de un corazón cerrado al mundo exterior  difícil de llegar y con un atismo de luz en su pequeña ventana es el corazón de mucha gente que no deja entrar mas que ese rayo de luz pero que es por su coraza imposible de traspasar todos conocemos gente con este tipo de corazón, pero no por eso dejan de ser vellos en su exterior disfrutemos entonces de lo que nos dan sin pedir nada a cambio.Un corazón cerrado es también un órgano vivo y con sentimientos.

 

Es una puerta lateral de la catedral de Pisa (Italia)

Puerta en La selva

Es difícil poner puertas donde nunca las hubo pero, pese a todo, la puerta siempre es un paso a otro recinto dentro de nuestro entorno. Esta puerta de las ruinas de Copan, en Honduras, me fascinó, me encantó, a dónde te dirigía y cómo estaba protegida por cantidad de símbolos que al parecer eran de aviso, bella en su entrada y fatídica en su final, era la puerta del sacrificio a los dioses. Yo me imagino a los Mayas entrando contentos por esta puerta esperando un premio y… pan! te empujan y se terminó. ante la familia el sacrificado es un héroe pero, como diría él en la caída “joder con todos los que somos y me tocó a mí”, mala suerte, lo que pasa que a partir de ese momento esa puerta bella pasa a ser lo contrario, temida, y la gente ya ni se acerca. Mayas sí, pero tontos no, diría un historiador.

En la vida pasamos puertas que nos atraen por su belleza, en ocasiones el interior es tan bello como la misma puerta, en otras parece que todo el presupuesto se dio a la puerta, ya que dentro no hay nada.

Las personas somos puertas y, en ocasiones, ventanas. verlas y acertar cuál es la nuestra, la que más se acerca a nuestra forma de ser, es el viaje del sacrificio de abrir muchas para quedarte con una, aunque esa una sea la puerta que otros rechazaron.  Pero no todos buscamos lo mismo y hay una puerta para cada uno.

La ventana de Mandela

Luces y sombras dibujan la silueta de una ventana enrejada en esta pared desnuda. La luz del sol se cuela brillante, cálida, por entre las rejas de una ventana que podría ser cualquiera, rompiendo el negro rugoso y frío de una pared que podría ser cualquiera.

Pero no, se trata de un lugar muy especial. Hoy es una atracción turística, un símbolo de la lucha por la libertad en todo el mundo. Sin embargo, durante 20 largos años, sólo el sol podía entrar y salir libremente por entre los barrotes de esta celda de la prisión de Robben Island, en Sudáfrica.

Bueno, no sólo el sol. También salían los sueños de libertad y justicia de uno de los iconos del siglo XX, el preso 46664, Nelson Rolihlahla Mandela. Y entraban los ecos de los jóvenes de los poblados negros de Ciudad del Cabo, que continuaban fuera la lucha, y el apoyo de millones de personas en todo el mundo.

A través de un corredor estrecho se llega a esta celda minúscula. ‘Tenía vista al patio y una pequeña ventana, y podía caminar el largo en tres pasos. Cuando me echaba, podía sentir una pared con mis pies y mi cabeza tocaba el otro extremo’, escribió Mandela en su autobiografía Largo Camino a la Libertad.

Resulta difícil imaginar la desesperación y la impotencia que sintió tras esos barrotes perfectamente simétricos, desesperadamente rígidos: ‘En prisión, uno está frente a frente con el paso del tiempo. No hay nada más aterrador’, anotó.

Y, sin embargo, Mandela nunca se comportó como un prisionero. Ni por un minuto lo abandonó la dignidad de quien lucha por lo que cree.

Finalmente, su lucha pacífica logró derrocar el apartheid en Sudáfrica. Premio Nobel de la Paz en 1993, un año más tarde el preso 46664 se convertía en el primer presidente negro de su país y elegía tender la mano a la minoría blanca que lo había encarcelado.

Hoy, Mandela es un símbolo de la lucha por la libertad en todo el mundo. Esta imagen del fotógrafo Manuel Charlón, también. Porque ha sabido sustraerse a la obviedad y captar la luz, la única libre entre estos barrotes. La luz y la sombra. La soledad y la esperanza que se dibujan mezcladas sin remedio en la pared desnuda.

Una metáfora de las rejas que se ven, y de las que (más a menudo) no se ven. De las que tantas veces formamos artificialmente a nuestro alrededor. Para no ver. Para no sentir. Para no implicarnos. Para no volar. Para esconder el miedo. Para no luchar. Para no morir. O, lo que es lo mismo, para no vivir.

Durante el juicio que lo llevó a la cárcel, Nelson Mandela declaró:

‘Durante toda mi vida he buscado el ideal de una sociedad libre y democrática, en la que todas las personas vivan juntas en armonía y con igualdad de oportunidades. Es un ideal por el cual espero vivir, y que espero alcanzar. Pero, si es necesario, es un ideal por el que estoy dispuesto a morir’.

Quizá mirando esta ventana descubramos también nosotros que no hay rejas suficientemente fuertes para encarcelar un sueño, ni celdas tan cerradas en las que no pueda entrar un rayo de sol.

Anteriores Entradas antiguas