Matilde Torres. “CATAI”

Quiero con estas palabras rendir un pequeño homenaje a una gran mujer que nos ha dejado. Matilde Torres Fundadora de la agencia de Viajes CATAY.
Hay personas que nacen con un cometido en la vida, otras solo nacen.Esta mujer de carácter abierto y siempre con una sonrisa,fue sin duda una de esas heroínas de su tiempo, viajo conoció culturas y en vez de guardar para ella lo trasmitió y creo una agencia de viajes, para compartir todo lo grande y bonito que es este mundo en el que vivimos.
Nunca se canso de trabajar y menos de trasmitir esa pasión que la caracterizaba, en plena lucha contra el cáncer su habitación de hospital parecía otra oficina mas de CATAY, y nunca nunca tiro la toalla de su lucha particular con la enfermedad.
Mañana martes será su funeral y estoy seguro que será un aforo completo.
todos los que nos dedicamos a viajar le rendimos un fuerte homenaje. Te vas Matilde pero queda como en muchos grandes tu obra que perdurara, por ella siempre te recordaremos. Y como no, tus hijos que como tu saben trasmitir tus valores En especial Laura que siendo una gran profesional también es una buena amiga.
Descansa en paz Matilde.

Miradas del mundo. “Los Roques” Venezuela.

Uno descubre lugares, descubre personas y en ocasiones se descubre a si mismo.
Cuando se viaja a lugares q poco conocemos de ellos siempre te recorre el cuerpo una chispa de intriga y aventura. Los Roques son unas pequeñas islas En el Caribe Venezolano que tiene como atractivo único el descanso garantizado.Sin coches solo bicicletas sin grandes hoteles solo posadas con mucho gusto y regentadas la mayoría por Italianos, y todo el Día para comer bien y descansar.
La mirada de esta entrada es limpia inocente y trasparente como el agua de sus playas. Los niños corren desaforados cuando el sol se esta poniendo, tres niños gritan y corren con las palomitas recién hechas en sus manos, yo pregunto a Cristian donde van, Y el me responde muy acelerado “AL CINE” yo me quedo pensando, como en una isla tan pequeña puede haber algún cine, como no hay prisa les sigo, y el resultado es precioso… tres niños sentados en el puerto comiendo palomitas y viendo como se pone el sol. Eso si es una bonita película.
Siempre q se pone el sol me acuerdo de ese momento tan feliz de Cristian y sus amigos.