Día uno de Diciembre Día internacional del Sida

En el 2010 habrá dos veces más huérfanos por el sida.

Sudáfrica hay 370.000 huérfanos por el sida. En Mozambique, 200.000. En Zimbabue, 160.000. En Malaui, 130.000. Las cifras individuales dan una idea clara de los estragos que ha provocado y provoca el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Pero si se suman todas, el número asusta: 12 millones de niños viven en la actualidad sin padres por culpa del sida y los cálculos indican que esta cifra se duplicará en los próximos cinco años.

Según estimaciones de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, para 2010, los huérfanos del sida serán ya 24 millones. Ante este dato la Federación ha expresado su preocupación “por la futura viabilidad de algunos estados si las partes interesadas no unen esfuerzos para proteger y apoyar a los huérfanos y otros niños vulnerables a causa del sida”.

Para empezar, la organización internacional ha lanzado una campaña que, bajo el lema “Nuestros niños, nuestro futuro”, pretende aumentar las acciones destinadas a prevenir y sensibilizar a la población sobre los problemas de los niños que tienen que vivir de alguna manera con la enfermedad, especialmente en África.

Hoy día, en sólo 10 países del África subsahariana (Angola, Botswana, Lesoto, Malaui, Mozambique, Namibia, Sudáfrica, Suazilandia, Zambia y Zimbabue) viven más de cuatro millones de huérfanos por el sida.

“Algunas familias están integradas únicamente por niños y en otros hogares son ellos los que tienen que atender a sus padres, que agonizan”, ha afirmado Jennifer Inger, la delegada regional de la Federación para asuntos relacionados con el sida en África Meridional. Además, ha reconocido que “esta situación tan terrible les acongoja emocionalmente por el sufrimiento de ver morir a sus padres”.

“Un tsunami latente”

Emma Kundishora, responsable de Cruz Roja en Zimbabue, considera que “un tsunami latente está arrasando a toda una generación y dejando a millones de niños en situación de riesgo, por lo que es necesario que todas las partes interesadas se unan para apoyar esta lucha.La campaña impulsada por la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja pretende incrementar la atención que reciben esos niños y potenciar la implicación del sector privado, las organizaciones gubernamentales y humanitarias para que desempeñen un papel activo en esta causa.

“Si no hacemos algo hoy perderemos a los administradores, empresarios, trabajadores y clientes del mañana. Tenemos que empezar a invertir en estos niños desde ya”, sentencia Kundishora