Hotel Lloydhotel.

Lloydhotel-Fachada-68No cabe duda de que el mundo de la hostelería de Ámsterdam abarca mucho más que simples hostales y casas junto a los canales. Teniendo en cuenta que el furor actual del diseño holandés, es curioso que no se haya acometido antes ninguna creación como la del Hotel Lloyd. Cabe señalar que, desde el exterior, el hotel no parece ninguna obra de arte del diseño. El edificio centenario del Lloyd, antigua sede de una cárcel, ha sido declarado monumento histórico y parece encontrarse fuera de lugar entre los flamantes edificios de la zona portuaria del este, tan atrevidos y tan vistosos.

Lloydhotel-comedor-48Pero lo que realmente cuenta en la industria hotelera es el interior y, en este sentido, el Lloyd marca un hito en la historia del diseño moderno holandés. Hay habitaciones modestas y económicas y también las hay caprichosas y extravagantes, según el tipo de habitación y el diseñador. Las habitaciones de tipo A, pequeñas y elegantes, con cierto aire de celda, vistas al puerto y baños comunes, están decoradas con un estilo moderno típico de Ámsterdam y su espacio se ha aprovechado al milímetro y con ingenio.

Hotel-Lloydhotel-Habitacion-36Las habitaciones de tipo B, más amplias y tradicionales, están equipadas con baño privado y algunas de las de tipo C, espaciosas y aireadas, ofrecen unas vistas aún más imponentes. Además de muebles diseñados por artistas holandeses como Hella Jongerius o Marcel Wanders, descubrirá genialidades como la ducha, que en algunos casos se encuentra en medio de la habitación y en otros se esconde tras la puerta de un armario. La desmesura de las habitaciones de tipo D es tal que roza lo absurdo. Una de ellas tiene una cama en la que, en teoría, pueden dormir ocho personas (idónea para grupos de rock y sus séquitos), otra tiene un piano y otra, un cuarto de baño de poliestireno.

Hotel-Lloydhotel-Habitacion-49Esta locura tiene su sentido: el de servir de embajada cultural. Se trata de que los artistas con menos recursos y aquéllos que aspiran a ser reconocidos como creativos puedan permitirse las habitaciones más modestas y codearse en las zonas comunes con los peces gordos del mundo de las artes. Se ofrecen dos restaurantes: el Snel (rápido), una cantina amplia y aireada, y el Sloom (despacio), un lugar más formal con unos platos exquisitos. También hay una infinidad de salas modulares de reuniones y exposiciones. Las obras artísticas de las paredes brillan por su ausencia, pues se supone que uno debe colgar sus propios cuadros.

Hotel-Lloydhotel-Habitacion-60

Si bien es cierto que la zona portuaria del este no es el típico lugar de interés turístico de Ámsterdam, a los entusiastas de la arquitectura les encantará el barrio. Además, el Lloyd se encuentra a sólo diez minutos del centro. Puede que este experimento social no sea la opción por la que se decantaría un tradicionalista, pero, desde luego, no le es indiferente a nadie. Así y todo, antes de formalizar la reserva, no olvide leer la descripción de la habitación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: