Un toque de color

aveiro-portugal-8Me encanta todo aquello que huele a mar.

Las rocas, la arena, la brisa, y el olor de la ropa que seca junto a la costa, cuando entraba en la cama con las sabanas oliendo a costa, a olas, a mar, cuando uno nace cerca se acostumbra a ese olor de humedad constante de piel mojada de sal en los cristales de no ver el mar pero sentirlo, de escuchar su rujido y temerlo en invierno y de acariciarlo en verano, como lago tan hermoso puede tener tantas caras ser bello y a la vez brusco y cruel.

De pequeño recorría las playas buscando tesoros, Tesoros que la mar traía con las mareas, soñaba con mensajes en una botella de un tesoro en alguna isla perdida. Siempre Descubría restos de naufragios que no eran mas que pedazos de madera, raíces de arboles que al morir son arrastrados por los caudales de los ríos, pero era fácil soñar con tan hermoso paisaje.

Esta foto me huele a mar y me recuerda esos momentos.

Me gustaría trasladaros el olor pero cerrad los ojos y sentir la brisa que trae el romper de las olas al final la cara se llenara de sal, y las cosas que el mar trajo a la orilla se irán con la marea a otras playas para hacer soñar a mas gentes.

Hoy sigo mirando las botellas por si tienen un mapa dentro.